jueves, 27 de febrero de 2014

EXHIBICIÓN EN ALEMANIA

El Madrid goleó 1-6 al Schalke en un partido que recordaremos siempre

Veinticinco partidos oficiales en Alemania y sólo una victoria. La verdad es que las visitas a suelo germano nunca nos han ido muy bien. Desde que era pequeño, recuerdo aquellos partidos como un suplicio que había que pasar del modo que fuera.

Ayer, sin embargo, las cosas fueron bien. El Real Madrid fue un rodillo y se llevó por delante al Schalke 04 en el Veltins Arena. Benzema, Bale y Cristiano Ronaldo, los tres por partida doble, anotaron los goles de un encuentro que recordaremos con satisfacción en el futuro. No había un título en juego, no era una final... Sin embargo, a los que nos tocó vivir tantos sinsabores viendo al Madrid en Alemania, valoramos mucho haber podido contemplar un partido como el de ayer.

Cierto es que en Colonia, Alemania, pude ver a mis ídolos de infancia levantar su segunda Copa de la UEFA en 1986. Pero ojo, que aquel duelo de vuelta lo perdimos y la Final (que recordemos que se jugaba a ida y vuelta), se había ganado en el Santiago Bernabéu con aquel rotundo 5-1. Pero la vuelta la perdimos 2-0 en Alemania.

Y en la temporada siguiente, 1986-87, sí que empezaron ya los palos de verdad. Ya en Copa de Europa, nos cruzamos con el Bayern Múnich que nos ganó 4-1. Fue el día de la entrada de Matthaus a Chendo y la desproporcionada reacción de Juanito pisándole la cabeza. Sí. Aquel día empezó a gestarse en mi subconsciente ese miedo que me entraba años después cuando nos tocaba visitar Alemania.

Y ojo, que los cruces con alemanes tampoco es que hayan sido siempre desfavorables. Al año siguiente del 4-1, en la campaña 1987-88, echamos al Bayern Múnich de la Copa de Europa. Eso sí. En el campo de los muniqueses, nevado, que me acuerdo como si se hubiera jugado ayer, hincamos la rodilla como siempre. Pero en la vuelta, jugada en Valencia por el cierre del Bernabéu, ganamos y pasamos la eliminatoria.

Pues sí. Eliminábamos a los alemanes, pero el encuentro correspondiente que tocaba jugar allí... la madre que los parió...

Y así las cosas, una única victoria oficial en Alemania. Fue en la temporada 2000-01. En concreto, el 27 de septiembre de 2000. Ganamos 2-3 al Leverkusen un partido en el que los anfitriones se pusieron dos veces por delante. Aquel día Roberto Carlos marcó dos golazos, el primero de falta, y Guti firmó el 2-2. Madre mía. Catorce años se van a cumplir de aquello... Qué rápido pasa el tiempo...

Aquella fue la única vez que vi ganar al Madrid en Alemania. Hasta ayer.

Por eso, para mí tiene mucha importancia este triunfo con el Schalke. Ayer, el Real Madrid escribió una pequeña página más de sus 'Historias del Real Madrid'. La página del capítulo del día que el Madrid goleó en suelo alemán.

lunes, 24 de febrero de 2014

WALLPAPER DE BUTRAGUEÑO

Fondo de escritorio del legendario delantero madridista

Aquí os dejo un fondo de escritorio que he realizado con una fotografía de Emilio Butragueño. Es un pequeño homenaje que le hago al Buitre desde 'Historias del Real Madrid' con motivo del treinta aniversario de su debut y de la eclosión de la Quinta a la que capitaneó.

martes, 18 de febrero de 2014

BUTRAGUEÑO, LA LEYENDA

Documental editado en 1995 sobre la trayectoria del Buitre en el Real Madrid

El pasado 5 de febrero, el día en el que se cumplían treinta años del debut de Butragueño con el primer equipo del Real Madrid, incluí este documental en la edición de 'Historias del Real Madrid' en Tumblr.  

rancoma.tumblr.com

Hoy coloco aquí también este excepcional documento que está colgado en YouTube y que recoge momentos inolvidables de aquella etapa de la historia del Real Madrid.

Este trabajo fue editado al término de la campaña 1994-95 con motivo de la marcha de Emilio Butragueño del Real Madrid. Contiene imágenes inolvidables y se realiza un exhaustivo repaso a la trayectoria de Emilio Butragueño en el Real Madrid.


Narrado por Matías Prats, en aquel entonces trabajando para TVE, cuenta con los testimonios de compañeros y técnicos del Buitre en el Real Madrid.

'Butragueño La Leyenda' se editó en vídeo y se distribuyó en kioscos y grandes almacenes. ¡Yo me compré dos copias!

Ahora, gracias a Internet y YouTube, podemos volver a disfrutarlo.

domingo, 9 de febrero de 2014

LOS NÚMEROS DE BUTRAGUEÑO

Las cifras de un jugador legendario

Emilio Butragueño Santos jugó doce temporadas en el Real Madrid entre las temporadas 1983-84 y 1994-95.

Disputó 463 partidos oficiales con el Madrid y anotó 171 goles.

Ganó 6 Ligas, 2 Copas, 4 Supercopas, 1 Copa de la Liga y 2 Copas de la UEFA.

Butragueño fue Pichichi de Primera División en la temporada 1990-91 con 19 goles.

El Buitre jugó 341 partidos de Liga con el Real Madrid y marcó 123 goles en Primera División.

El jugador del Real Madrid disputó 69 encuentros con la Selección de España, de la que fue durante años su máximo goleador con 26 tantos.

Emilio Butragueño también jugó cinco partidos con la Sub-21, con la que firmó dos goles.

Estuvo presente en la Eurocopa de Francia 1984, aunque no disputó ningún partido. Posteriormente jugó el Mundial de México en 1986, la Eurocopa de Alemania en 1988 y el Mundial de Italia de 1990.

jueves, 6 de febrero de 2014

RECORDANDO A MORALES

El canterano jugó una campaña con el Real Madrid

Cuando abrí este blog sobre mis recuerdos balompédicos, apuntaba que aquí recordaría a las grandes estrellas que han vestido la camiseta del Real Madrid... Pero también a todos aquellos futbolistas que, jugaran mucho o poco, ayudaron con su esfuerzo a respaldar la grandeza del club.

Siempre he guardado un gran cariño a todos los jugadores que han pasado por el Madrid. Aunque jugasen muy poco. He sentido admiración por todos ellos, aunque sólo vistieran la camiseta blanca un solo partido. Quizás porque, en el fondo, de niño, siempre soñé con vestir esa elástica aunque sólo fuera una vez. Yo no lo conseguí, y quizás por eso admiro y admiraré a todos los que han tenido, tienen y tendrán la suerte de poder saltar al césped de un campo de fútbol con la camiseta del Real Madrid.

Ayer hablaba del debut de dos canteranos que debutaron un 5 de febrero de 1994, exactamente diez años después que Emilio Butragueño. Morales y Dani.

Ninguno de los dos llegó a triunfar plenamente en el Real Madrid. Pero tuvieron la gran oportunidad de jugar para el Real Madrid y me consta que siguen guardando cariño a la casa blanca. De hecho, siguen ligados al Real Madrid de Veteranos.

José Luis Morales fue, quizás, el que más repercusión tuvo de los dos en aquella temporada 1993-94 en la que las cosas, la verdad, no nos fueron nada bien. Salvo en la Supercopa, que ya recordé el pasado mes de diciembre y en la que doblegamos al Barcelona, hubo más palos que otra cosa teniendo en cuenta la exigencia máxima a la que se ve abocado el Real Madrid.

Quizás por ese motivo, la llegada de sabia nueva procedente de la cantera insufló ánimos entre la afición.

miércoles, 5 de febrero de 2014

DANI Y MORALES TAMBIÉN DEBUTARON UN 5 DE FEBRERO

Recordamos el debut de otros dos jugadores de la cantera

Diez años después del debut de Butragueño, exactamente el mismo día, un 5 de febrero de 1994, otros dos jugadores del Castilla, en aquel entonces Real Madrid B, debutaron en Liga con el Real Madrid. Se trataba de José Luis Morales y Daniel García Lara, Dani.

Fue en la jornada 22 del Campeonato Nacional de Liga. En el Santiago Bernabéu, el Real Madrid se enfrentaba al Deportivo de la Coruña de Arsenio Iglesias, el de los Bebeto, Mauro Silva y compañía.

El técnico del Real Madrid, Benito Floro, afrontaba la cita con bajas en la delantera y tiró de los atacantes del filial Dani y Morales.

José Luis Morales había debutado en competición oficial con el Real Madrid en un partido de Copa frente al Tenerife. Sin embargo, aquel 5 de febrero de 1994, tal día como hoy de hace veinte años, disputaba su primer partido de Liga en Primera División. Para Dani, también se trataba de su debut en Primera División.

Aquel 5 de febrero de 1994, el Real Madrid ganó 2-0 al Súper Depor.
¡Y el 1-0 fue anotado por el debutante Morales!

REAL MADRID: Buyo, Chendo, Alkorta, Sanchís, Lasa, Michel, Hierro, Milla, Dubovsky (Villarroya, 80'), Dani (Ramis, 63') y Morales.

TREINTA AÑOS DEL BUITRE

Hoy 5 de febrero se cumplen tres décadas del debut en Cádiz de Emilio Butragueño

El ariete del Castilla, que había viajado aquel día con el primer equipo, saltó al terreno de juego en la segunda mitad del encuentro de Liga que el Real Madrid disputaba en Cádiz. Sustituyó a su compañero del filial Manolo Sanchís, que ya se había convertido en jugador titular del primer equipo para Alfredo Di Stefano. El Madrid perdía 2-0.

La alineación del Real Madrid  en aquel partido fue la siguiente:
Miguel Ángel, Chendo, Bonet, San José, Camacho, Gallego, Sanchís (Butragueño, 45'), Martín Vázquez (Metgod, 67'), Ángel, Juanito y Santillana.

martes, 4 de febrero de 2014

LA QUINTA CUMPLE TREINTA AÑOS

Mañana será el trigésimo aniversario del debut de Butragueño

La verdad es que no recuerdo nada especial de aquel día.
Me explico.
Cuando un jugador del filial debuta en el primer equipo, nunca sabes si va a tener la continuidad, la calidad suficiente, el apoyo y la suerte de acabar convirtiéndose en una pieza indispensable del conjunto... Menos aún si ese jugador que viste la camiseta del equipo por primera vez va a terminar convirtiéndose en un futbolista histórico del club. Al menos, creo que un niño pequeño no lo sabe. Y yo, desde luego, que empezaba a dar mis primeros pasos 'serios' (si es que puedo utilizar esta palabra) como seguidor del Real Madrid, no era consciente de que estaba asistiendo al debut de un jugador que marcaría los designios del Madrid durante la siguiente década.

Dudo mucho de que supiese todavía qué era el Castilla. Aún no entendía muy bien qué era eso del fuera de juego y por qué los árbitros, a veces, invalidaban los goles porque un señor que estaba allí en el quinto pino del campo, en una banda, levantaba un banderín. Para colmo, mi padre se enfadaba mucho cuando ese señor levantaba la banderita en contra de su equipo, el Barcelona. También se cabreaba mucho cuando no levantaba la bandera al marcar gol alguno de mis ídolos de infancia. ¿En qué quedábamos? ¿Había que levantar la bandera o no? Yo no entendía a mi padre y todo aquello no hacía más que liarme y confundirme a la hora de interpretar aquello del fuera de juego. Además, en la calle, con los amigos, no teníamos señores de negro con banderas invalidando las dianas. ¿El balón había entrado? ¡Pues era gol!

Con las premisas de aquel fútbol infantil de la calle guiándome, el balompié de la televisión parecía mucho más complejo. Y lo que decían los periodistas de la televisión, también era muy raro. ¿El Castilla? ¿Qué equipo era el Castilla? ¿Por qué un jugador de otro equipo podía jugar en el Real Madrid? ¿Qué era la cantera? ¿Y qué era un canterano? Qué raro era todo aquello... ¡Y encima llevaban camisetas parecidas a las del Real Madrid! ¡Ponían Zanussi y todo!

Sí. Aquel día había sido muy raro. El Real Madrid terminó remontando 2-3 al Cádiz a domicilio. ¿Quién había marcado los goles? ¿Juanito? ¿Santillana? Mi padre, que era el que escuchaba todos los partidos en aquellos carruseles radiofónicos de los domingos a la tarde, me dejó tan confundido como cuando trataba de explicarme el fuera de juego utilizando... ¡garbanzos sobre la mesa!

Gallego y Butragueño, por partida doble, habían marcado los goles de la remontada. ¿Quién? ¿Bu... Bu...qué? ¿Burtragueno? ¿Buirtregeño? "No. Bu-tra-gue-ño. Uno del filial".

"Uno del filial". ¿Qué leches era el "filial"?

"El Castilla. Es el delantero del Castilla", trataba de aclararme mi padre liándome aún más. ¿Qué hacía el delantero del Castilla marcando goles para el Real Madrid? ¿El Castilla era el equipo de Castellón? Un lío, vaya.

Además, yo tenía todos los cromos del Real Madrid de aquella Liga 1983-84 y en el Real Madrid no había ningún... ¿Cómo se llamaba? ¡Bertregüeñio!

Todo aquello era muy raro.

Pero sí. Resulta que Emilio Butragueño Santos, en aquel 5 de febrero de 1984 Pichichi de Segunda División con el Castilla, filial del Real Madrid, debutaba con el primer equipo del Real Madrid materializando dos goles y asistiendo en otro más para remontar un 2-0 adverso. Aquel chaval rubio de veinte años, líder espiritual de una generación de canteranos irrepetible, entró por la puerta grande y se quedó en el equipo once años más. Marcó a muchos chavales de mi generación y protagonizó muchas tardes de gloria y muchas 'Historias del Real Madrid'.

Mañana se cumplen treinta años de todo aquello. Qué mayores nos vamos haciendo. La de bonitos recuerdos que me vienen a la cabeza.