jueves, 31 de diciembre de 2015

ADIÓS A 2015

La sección de baloncesto, protagonista en su año mágico

Se nos escapa otro año más de nuestras vidas. Con sus cosas buenas y con sus cosas malas. Es hora de hacer balance en lo personal. También como aficionado al Real Madrid me suele gustar hacer balance de cómo han ido las cosas en este 2015 al que ya le quedan sólo unas pocas horas para marcharse.

Sin ninguna duda, este año los grandes protagonistas han sido los chicos de la sección de Baloncesto, que han protagonizado la mejor campaña de la historia del equipo de basket del Real Madrid. Los de Pablo Laso culminaron una temporada redonda en la que se ganaron todos los títulos posibles. Algunos jugadores incluso culminaron su palmarés particular con el Eurobasket que se adjudicó la Selección.

No ha sido un buen año en lo futbolístico, eso está claro. Si en 2014 las cosas marcharon estupendamente, 2015 ha sido muy diferente. Aunque la temporada 2014-15 se cerró con dos títulos, no lo olvidemos, la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes, estos trofeos se levantaron en el primer tramo de la campaña, en el año 2014. En 2015, sin embargo, se nos escaparon sucesivamente la Copa del Rey, la Liga y la Champions League

A Carlo Ancelotti le sustituyó Rafa Benítez en el banquillo del equipo. Y ahí estamos, mediada la temporada 2015-16, compitiendo como buenamente se puede en medio de un clima que no es el más apropiado para el equipo y para la entidad. Por desgracia, esto ya es demasiado habitual en los últimos tiempos, así que se supone que deberíamos estar ya acostumbrados a las turbulencias. Aún queda mucho por delante y habrá que esperar a ver qué rumbo toman los acontecimientos.

Sí. Se nos va 2015 y llega el 2016. Un nuevo año que hay que afrontar con la mayor ilusión posible. Desde 'Historias del Real Madrid' quiero aprovechar la ocasión para enviar un mensaje de buenos deseos para el año nuevo que estamos a punto de estrenar. Ojalá los éxitos deportivos nos acompañen en 2016. Pero, sobre todo, que no nos falte salud en lo personal, que es lo más importante. Al fin y al cabo, no lo olvidemos, el deporte no es más que un entretenimiento para los aficionados. Aunque sea nuestra mayor afición.
FELIZ 2016!!!

jueves, 24 de diciembre de 2015

FELIZ NAVIDAD!!!

Un mensaje de felicidad y buenos deseos

Desde 'Historias del Real Madrid', aprovecho la ocasión para desear unas muy felices fiestas a todo el mundo en general y, en particular, a todos los madridistas que alguna vez han pasado por aquí a echar un vistazo.

Espero, de todo corazón, que en estas fechas tan señaladas todo el mundo lo pase lo mejor posible en compañía de sus allegados.

domingo, 13 de diciembre de 2015

LA RESACA DE LA SUPERCOPA

El día después del triunfo en la Supercopa de la temporada 1990-91

Ayer, doce de diciembre, se cumplían veinticinco años del triunfo del Real Madrid en la Supercopa de la temporada 1990-91. Ya había escrito en su día sobre la consecución de aquel título que ganamos a doble partido. El Madrid se había impuesto en el Nou Camp 0-1 con gol de Míchel y en el duelo de vuelta arrolló a su rival 4-1.

El partido fue una gozada, pero lo que también recuerdo con mucho cariño es el día después. El encuentro se había disputado un miércoles por la noche y a la mañana siguiente fui al colegio todo orgulloso por la gesta del equipo. Aquel jueves las clases no se hicieron nada pesadas porque estaba eufórico. Recuerdo también que no pude volver a disfrutar del gol de Aragón hasta la noche, porque por aquellos tiempos el telediario del mediodía nos pillaba a los chavales de nuevo en la escuela.

Sí. Aquel partido fue el del golazo de Santi Aragón. El gol de Pelé. "Robé un balón a Eusebio. Vi el hueco y al fondo a Zubizarreta adelantado, y me decidí a lanzar", comentaba el joven centrocampista después del partido. El jugador reconocía sentirse "muy feliz" por su gol porque "redondeó la cuenta de una noche fantástica".

Todos los periódicos del día siguiente, es decir, la prensa de hoy 13 de diciembre pero de hace veinticinco años, resaltan la humildad de las declaraciones de Aragón después del partido. "Si tengo que quedarme con el gol o con la victoria, sin duda me quedo con la victoria, porque era muy importante para el equipo", comentaba el canterano malagueño a los medios de comunicación. Desde luego, el golazo le había metido de lleno en la historia del club, pero el jugador no se vanagloriaba por ello. "Yo sigo siendo el mismo de antes. En estos momentos de euforia hay que tener los pies en el suelo y ser cerebral. Antes sabía que era lo que quería y ahora sigo pensando lo mismo", comentaba Aragón.

A Santi Aragón le había venido muy bien la llegada al banquillo de Alfredo Di Stéfano. Con el nuevo técnico sus presencias en el equipo habían pasado a ser más habituales. El jugador había regresado al club aquella temporada 1990-91 después de sus cesiones en el Español y en el Logroñés. "John Toshack no contó mucho conmigo y no me dio oportunidades, aunque me decía que tuviera paciencia. Ahora estoy contento porque todos los jugadores queremos continuidad, ya que eso ayuda a mejorar nuestro juego", afirmaba el 'héroe' de aquella Supercopa.

El técnico, Di Stéfano, también destacó la belleza del tanto anotado por Aragón para cerrar el partido y el título calificándolo de "fenomenal". Aunque le costó, le costó... Los periodistas que recogieron sus manifestaciones después del choque tuvieron que tirarle de la lengua, porque Don Alfredo insistía en que todos los tantos anotados por sus jugadores aquella noche de diciembre de 1990 habían sido de una gran factura. "Ha sido un gran gol. De bandera. Pero los demás también, ¿eh? Todos los goles fueron de gran belleza", insistía el entrenador madridista refiriéndose a los goles de Butragueño, que anotó por partida doble, y de Hugo Sánchez. 

La verdad es que el equipo realizó un gran partido aquella noche. Y eso que no corrían buenos tiempos. Había empezado el periodo de vacas flacas, aunque los aficionados todavía no lo sabíamos. Aún teníamos frescas en la memoria tantas y tantas victorias de aquel inolvidable lustro de las cinco Ligas de la Quinta del Buitre. La temporada 1990-91 no había comenzado como las anteriores, aunque el cese de John Toshack y la llegada de Alfredo Di Stéfano parecían haber acabado con la mala racha. El equipo volvía a ganar sus partidos y llevábamos un nuevo título a las vitrinas del club.

"Todo el equipo ha rayado a un gran nivel, todo...", afirmaba Di Stéfano sobre el encuentro de vuelta de la Supercopa. "Esperaba esta respuesta de los chicos. Puedo estar contento con la actuación de todos. No sólo se ganó a un gran rival, sino que se consiguió el primer título de la temporada... y se ha hecho vibrar al público", aseguraba el técnico. "El Barcelona comenzó muy bien el juego, salió muy dispuesto y dominó el centro del campo. Cuando nosotros tomamos los marcajes y cada cual anuló a su adversario, todo funcionó mucho mejor. El pressing que ejercimos en el segundo tiempo fue tremendo y el desgaste de mishombres, impresionante", comentaba orgulloso de los suyos el entrenador del Real Madrid.

Butragueño fue otro de los nombres propios de aquel partido. El delantero, que aquella temporada 1990-91 se adjudicaría el Pichichi de la Liga, anotó dos goles en el primer tiempo con los que se remontaba el 0-1 que Goikoetxea había anotado para el Barcelona. "Lo más importante de este encuentro, del título en sí y de los goles, es que llegamos bien al portal contrario y que disfrutamos jugando", contaba el Buitre aquella noche. Butragueño, cómo no, también destacaba el golazo de Santi Aragón. "Ha sido lo mejor del partido, posiblemente sea el gol del año. Sólo le vi marcar uno a Míchel muy parecido cuando jugaba en el Castilla, pero éste es diferente. Se lo ha marcado a Zubizarreta y lo ha visto toda España", argumentaba Emilio.

También habló el presidente del Real Madrid. "Esta ha sido una victoria del público y del equipo, que ha estado en plan campeón en el marco de una deportividad absoluta. Creo que el Real Madrid está mejorando... y me parece que acerté cuando cesé a Toshack. El tiempo me está dando la razón", declaraba después del partido Ramón Mendoza

Por desgracia, el tiempo no le acabó dando la razón al presidente. Las cosas volvieron a torcerse aquella temporada y comenzamos una época en la que no nos fue todo lo bien que nos hubiese gustado. Sin embargo, aquella noche del 12 de diciembre de 1990 pudimos disfrutar de una gran victoria. Tal día como hoy de hace veinticinco años, la portada del diario Marca estaba protagonizada por "Una Real paliza". Y yo, aquel día, era el chaval más feliz.

sábado, 12 de diciembre de 2015

LA RESACA DE LA REMONTADA

Los medios de comunicación recogieron la hazaña del Real Madrid frente al Borussia

La remontada frente al Borussia Mönchengladbach entró de lleno en la leyenda del Real Madrid. Fue un triunfo histórico por la dificultad que entrañaba darle la vuelta a la eliminatoria después de encajar un 5-1 en la ida y también por la manera en la que se consiguió pasar a la siguiente ronda.

El diario Marca abría al día siguiente en primera plana con una imagen de Maceda bajo el titular ¡Así, así, así...! encima de un escudo del equipo. "El Madrid, garra y calidad, enseñó al Borussia quién es el campeón", añadía el rotativo. En páginas interiores, Marca dedicaba un pormenorizado repaso al encuentro con abundantes fotografías que aparecían bajo un cintillo que decía "Así, así, así se hizo el "Milagro". La crónica se titulaba "Chapeau" Madrid. El diario recogía las declaraciones de los entrenadores después del partido. "El triunfo es para todos", decía Luis Molwny. "El 4-0, un resultado justo", reconocía el alemán Jupp Heynckes. Siempre un caballero.

La contraportada de Marca estuvo dedicada a los aficionados blancos. La locura de una noche de... invierno, titulaba el diario deportivo en su última página, donde también apuntaban que "Chamartín fue una caldera blanca". El texto estaba acompañado por cuatro fotografías de seguidores madridistas enarbolando banderas del Real Madrid. Treinta años después, me sigue llamando la atención que por aquella época los hinchas de fútbol no vestían camisetas de sus equipos y acudían al estadio 'de paisano', algo muy diferente a lo que sucede hoy en día. Sin duda, eran otros tiempos.

Los diarios generalistas

En el resto de periódicos deportivos y generalistas también estaba presente al día siguiente la noticia de la culminación de la remontada y el pase a la siguiente ronda en la Copa de la UEFA. 

La foto de portada del diario El País estaba ocupada por uno de los héroes de la noche, Juanito, con los brazos en alto. ¡Victoria, victoria! señalaba el periódico que dirigía Juan Luis Cebrián. "El Real Madrid se clasificó ayer para los cuartos de final de la Copa de la UEFA tras derrotar por 4-0 al Borussia Mönchengladbach, remontando así el adverso 5-1 del partido de ida jugado en Düsseldorf. Es la primera vez que el Madrid supera una desventaja de cuatro goles en eliminatorias europeas. En la imagen, Juanito expresa su júbilo por el triunfo. Valdano marcó los dos primeros goles del partido en el primer tiempo y Santillana logró los otros dos, el cuarto a dos minutos del final", contaba en primer página El País.

"El Madrid eliminó al Borussia Mönchengladbach gracias a su más reconocida cualidad: el espíritu de lucha y la capacidad de sacrificio", señalaba sobre el encuentro Alfredo Relaño. En su crónica para El País, el hoy director de As terminaba destacando la grandeza del conjunto blanco en Europa. "La siempre reconocida capacidad del Madrid para superarse en las competiciones europeas ha llegado en las dos últimos temporadas más lejos que nunca. Y ahora, además, ha acabado con el fantasma que le perseguía: el mito del fútbol alemán", escribía Relaño.

El País también recogía las anteriores gestas europeas del Real Madrid bajo el titular Nunca digas nunca jamás. Recordaban que el Madrid nunca había levantado una eliminatoria con cuatro goles en contra. "Ayer, con el corazón por delante, el Madrid volvió a pasar, contra pronóstico, los octavos de final. Cuatro goles en contra no fueron suficientes ni para un equipo alemán, considerado como gafe", señalaban.

Así, así gana el Real Madrid titulaban en ABC. "Parecía imposible. Y lo hubiera sido para cualquier equipo que no fuera el Real Madrid. El Borussia traía del partido de ida un cinco-uno apabullante y ya pensaba en la siguiente ronda UEFA, porque en el fútbol de hoy marcar cuatro goles es una difícil cuesta que pocos pueden remontar. Y más con un Madrid en el que faltaban hombres claves como Hugo Sánchez o Rafael Gordillo. Pero el Real Madrid se acordó de su propia historia y fue capaz de hacerles los cuatro goles precisos a unos alemanes que no comprendían al final cómo los habían goleado. Ya una pancarta lo avisaba al princpio del partido; decía escuetamente: "Acordaos del Anderlecht", recordando otra gesta imposible de los blancos. Y el Anderlecht de aquella noche fue recordado en el Bernabéu cuando en el último minuto de partido el Madrid hacía su cuarto gol. Así, así es como gana el Real Madrid. El tan denostado grito que le crearan un día  para pretender hacerle sombras a una historia singular bien puede valer ahora todo lo contrario: para decirle al universo futbolístico que el Real Madrid es así, capaz de todo", se leía en el diario.

Medios extranjeros

La prensa internacional también se hacía eco de la gesta realizada por el Real Madrid. Los titulares que un par de semanas antes ponían en entredicho la continuidad del equipo blanco en la competicn se transformaron en elogios hacia la hazaña conseguida por los pupilos de Luis Molowny. It's Real Magic y Real Magic! fueron titulares que aparecieron en la prensa británica al día siguiente del partido.

Los resúmenes deportivos de televisión mostraron a toda Europa la gesta del Real Madrid. No olvidemos, además, que el conjunto blanco era el vigente campeón de la competición. Millones de personas pudieron ver ese agónico gol en el minuto 89 de partido, al borde de la eliminación, y la montonera de jugadores eufóricos que se formó alrededor de Carlos Santillana.

Por supuesto, además de los goles, las imágenes que más repitieron las televisiones fueron las de Juanito saltando de alegría mientras se retiraba del terreno de juego. Madridismo en estado puro y a flor de piel. El sentimiento de toda una afición representado en un jugador.

Una semana después
 
La revista Don Balón llevó a la portada de su mero 531, el correspondiente a la semana posterior al partido, una fotografía de Camacho, Juanito y Maceda abrazándose al final del encuentro. Hazaña Blanca titulaba la revista en su primera página

"Decididamente, los milagros, en fútbol, aún existen. De otra forma sería difícil explicar el 4-0 del Real Madrid a un Borussia que sólo quince días antes había hecho trizas a los blancos en Düsseldorf. Un 4-0 que, además de clasificar al Real y de la tremenda moral que ha dado a los blancos, significa acabar un poco con el "síndrome alemán" que parecía tener el Madrid, tal y como explicábamos en nuestro anterior número", escribía Juan Antonio Calvo en páginas interiores de aquel ejemplar de Don Balón.

"Real Madrid: Algo más que una victoria", era el título de la crónica del desaparecido semanario, que dedicaba un amplio reportaje fotográfico al encuentro del Santiago Bernabéu. "Es evidente que la camiseta blanca pesa. Y pesa lo suyo. A quien se la pone y a quien la tiene delante. la demostración del equipo merengue la noche del 11 de diciembre ya está grabada con letras de oro en la historia del club, que es una de las más ricas en grandes gestas de todos los clubs del orbe. Y ya está ahí, perenne, para el recuerdo, para el comentario", señalaban en Don Balón.

También el boletín informativo Real Madrid, en su número 427 correspondiente al mes de enero de 1986, llevaba a su portada el partido con el Borussia. La revista mensual del club destacaba en primera página que el equipo de fútbol se había proclamado Campeón de Invierno en la Liga, que el equipo de baloncesto se había proclamado Campeón de la Copa del Rey y que se había eliminado al Borussia Mönchengladbach. La fotografía principal, en grande, recoge el instante en el que Cholo y Butragueño se avalanzan sobre Santillana, eufórico, celebrando la consecución del cuarto gol. 

4-0: Mágico Real Madrid, titulaba la publicación oficial del club, que recordaba en las primeras líneas de su crónica que el encuentro con los alemanes se disputó justo un día antes de cumplirse un año de la proeza con el Anderlecht

"Pero es aquí, ante las adversidades, ante lo imposible para otros, cuando surge el verdadero espíritu de nuestros jugadores. Y lo hizo en un estadio completamente abarrotado de unos seguidores que ya camino del mismo iban convencidos de que esa noche la gesta también se iba a lograr. Unos seguidores que animaron en todo momento a su equipo y que se comportaron de forma admirable y respetuosa con el rival. Por ello, no es de extrañar que el Real Madrid en un encuentro netamente ofensivo, jugado con fe, fuese todo poder, fuerza y juego. Con un ritmo, desde el primer minuto de partido hasta su último segundo, increíble; ante tal circunstancia el Borussia poco podía hacer y se vio impotente para detener esa avalancha blanca que se les venía encima", describía el boletín oficial en su relato del partido.  

"El Real Madrid consiguió un triunfo que de nuevo hace historia en el fútbol y acabó con ese síndrome alemán que en los últimos años parecía tener el equipo. Un Real Madrid glorioso, mágico. Toda una gesta", concluía la crónica. La revista, por cierto, recogía una entrevista con Santillana y regalaba un póster de Jorge Valdano

Epílogo

Tres décadas después, repasando todos los libros que conservo en mi biblioteca sobre la historia del Real Madrid, observo cómo todos ellos otorgan una gran relevancia a aquel partido de diciembre de 1985 frente al Borussia Mönchengladbach. Y en este rápido resumen de prensa que acabo de elaborar podemos comprobar la razón. Por primera vez se lograba remontar una eliminatoria europea con cuatro goles en contra. Y, además, frente a un equipo alemán. Las escuadras germanas no se le han dado tradicionalmente demasiado bien al Real Madrid, especialmente cuando se jugaba en Alemania. De allí, de Düsseldorf, nos habíamos traído un resultado que no hacía presagiar nada bueno. Pero así son las proezas y las hazañas. Cuanto más difícil es el objetivo, más mérito tiene conseguirlo. El Real Madrid se hizo grande así, protagonizando gestas como aquellas remontadas de los años ochenta de las que ahora se cumplen treinta años.

viernes, 11 de diciembre de 2015

LA REMONTADA FRENTE AL BORUSSIA MÖNCHENGLADBACH

Hoy se cumplen treinta años del triunfo por 4-0 en los octavos de final de la Copa de la UEFA

El 11 de diciembre del año 1985, es decir, tal día como hoy pero de hace treinta años, el Real Madrid completaba uno de esos partidos que han quedado en la memoria de todos los que lo vivimos. Especialmente de los que éramos unos chiquillos por aquel entonces. 

Y eso que no lo llegué a ver en directo. Estoy casi seguro de que aquel partido no se emitió por televisión, porque de aquel día de hace treinta años lo que recuerdo es que recibía las noticias de los goles por la radio. Y también recuerdo, cómo no, la enorme repercusión que tuvo aquel partido. No era para menos.

Toca otra remontada

En realidad, el capítulo de esta historia del Real Madrid arrancó un par de semanas antes. El 27 de noviembre de 1985 el conjunto de Luis Molowny hincaba la rodilla en tierras germanas. Y lo hacía, además, con un doloroso marcador. 5-1 perdió el equipo blanco, que aquel día vistió de morado. Un marcador que nos dejaba fuera de Europa. Hacía falta un milagro para levantar aquella eliminatoria. ¿Verdad que resulta familiar esta situación?

Pues sí. Hacía falta un milagro para remontar. Pero si algún equipo se había especializado en remontadas europeas ese era, sin duda, el Real Madrid. A golpe de levantar resultados adversos nos habíamos proclamado campeones de la edición anterior, la Copa de la UEFA 1984-85. En aquella edición 1985-86 ya habíamos tenido que dar el vuelco a la eliminatoria en la primera ronda frente al AEK de Atenas. En segunda ronda habíamos superado al Chernomorest soviético. Y ahora, venía lo gordo. Tocaba levantar un 5-1 al Borussia Mönchengladbach. A los alemanes, por cierto, los dirigía desde el banquillo Jupp Heynckes, mítico ex jugador del club de Renania del Norte-Westfalia. Sí, el técnico que doce temporadas después nos daría La Séptima.

Repasando recortes, entrevistas, crónicas, periódicos y revistas de aquellos días de hace treinta años, me he encontrado con un fabuloso reportaje que firmó Julio César Iglesias en la revista Interviú. Se publicó después de superarse la eliminatoria con el Borussia, pero en sus páginas el famoso periodista relata un encuentro con Míchel, Gallego y Gordillo justo después de volver de Alemania el día que cayeron 5-1. Los tres futbolistas le contaban a Julio César Iglesias sus impresiones tras aquel partido. Desde luego, estaban dolidos. "Ojú, qué bronca. ¿Ustedes sabéis lo que más me dolió? Que se burlaran de nosotros. ¿Visteis los cortes de manga?", se quejaba Gordillo 

"Durante unos días, los jugadores estuvieron tentándose las heridas. Luego se repartieron el trabajo. Los alemanes deberían sentirse como en un infierno", escribía Julio César Iglesias. Sí. En la plantilla había ganas de dar la vuelta a la eliminatoria. Había casta y calidad para hacerlo. Vaya si la había. la fantasía de la Quinta del Buitre y el temperamento de los veteranos. Menuda mezcla. Eso sí, la empresa no iba a ser fácil. "La eliminatoria está francamente difícil", reconocía el técnico Luis Molowny en vísperas de aquella gran noche.

Había bajas en el equipo, además. En el Real Madrid se perdían el partido por sanción Hugo Sánchez, Gordillo y Chendo. Sanchís estaba lesionado y completaron la convocatoria dos chavales del conjunto de Tercera División, Mediavilla y De la Calle. Entraban en el once inicial los veteranos Santillana y Juanito, que acabaron convirtiéndose en protagonistas de la noche. Otra noche mágica europea en la que el público del Santiago Bernabéu ejerció como jugador número 'doce'.

Noche histórica

Pues sí. El Real Madrid remontó. Necesitaba cuatro goles para darle la vuelta a la eliminatoria y cuatro goles marcó. Valdano abrió el camino de la esperanza con el 1-0 a los seis minutos de juego al rematar de cabeza un centro de Juanito desde la banda izquierda. Mismos protagonistas en el segundo tanto del choque: Valdano volvió a ver puerta en el minuto 18 al rematar al segundo palo una falta botada por Juanito. Era el 2-0 que reflejaba el marcador al término de la primera parte. El equipo había recorrido la mitad del camino. Faltaba la otra mitad y para ello aún tenían el segundo tiempo por delante.

Carlos Santillana marcó el 3-0 en el minuto 78, a doce para alcanzarse los noventa reglamentarios. El Madrid atacaba con rabia y todo lo deprisa que podía. Gallego envió un balón arriba y Valdano bombeó al área para que el cántabro empalara a gol. Y en el 89', para dar emoción a la cosa, de nuevo Santillana establecía el esperado 4-0 que le daba al Madrid el pase a la siguiente ronda. Qué barbaridad... En el minuto 89... Y un gol, además, agónico... Parecía que la pelota no quería entrar. Había sacado de banda Camacho, Valdano peinó al área y Míchel disparó a puerta. El portero alemán rechazó el tiro, pero la pelota quedó muerta y Santillana, como pudo, empujó el esférico a la red.

Y es que "noventa minuti en el Bernabeu son molto longos". Ya lo había advertido Juanito un año antes frente al Inter de Milan. La aseveración de Juanito seguía vigente una temporada más. Si había alguien que estaba seguro de la posibilidad de la remontada era Juanito. El de Fuengirola tenía una fe ciega en el equipo. Juanito estaba eufórico tras el 4-0. Luis Molowny le sacó del terreno de juego en el minuto 90, justo después de que Santillana anotase el cuarto de la noche, para ser sustituido por Martín Vázquez. Estaba tan contento que no pudo reprimirse y se dirigió al banquillo dando saltos de alegría, mientras atravesaba el campo, protagonizando una de esas imágenes que han pasado a la Historia del Real Madrid. 

Todo el equipo rayó a gran altura en aquel partido. Pero, desde luego, si hubo dos nombres propios aquella noche, con el permiso de Jorge Valdano, fueron los de Carlos Santillana y Juan Gómez 'Juanito'. Aquella temporada 1985-86, ambos jugadores habían adquirido un rol quizás algo más secundario de lo habitual. La llegada de nuevos jugadores en ataque y la consagración definitiva de los nuevos valores de la Quinta del Buitre les habían puesto difícil alcanzar la titularidad. No jugaban tanto como en temporadas anteriores, pero seguían siendo importantísimos en el equipo. Y en noches como la de la remontada frente al Borussia Mönchengladbach este punto quedó muy claro.

"No es un momento para hablar de reproches, pero en éste país se intenta rebajar la categoría de la gente. Se ha llegado a decir de Santillana y de mí que estábamos acabados, es increíble, porque luego llegan estas gestas y algunos se lo tienen que tragar. Pero ahora mismo me da igual todo eso, he sido internacional con mi país, he jugado dos mundiales, he vivido jornadas y títulos con el Madrid, pero remontar lo de esta noche ha sido algo inmenso, superior, el día más feliz de mi vida", comentaba eufórico Juanito en declaraciones recogidas por el diario El País.

"Ha sido muy importante para todos haber podido superar una eliminatoria que todos, menos nosotros que estábamos convencidos de nuestras posibilidades, ya daban por perdida. Los dos goles que logré marcar son sólo parte del encuestro, he tenido esa fortuna, de lo cual me siento muy satisfecho ya que viene a premiar en cierta medida el continuo esfuerzo por estar siempre en las mejores condiciones para cuando el entrenador y el equipo me necesitasen, pero lo notorio fue la labor realizada por toda la plantilla y el público", declaraba por su parte Santillana en una entrevista posterior al encuentro.

Las dos Copas de la UEFA que conquistó el Real Madrid de los ochenta en las temporadas 1984-85 y 1985-86 las viví con una alegría indescriptible. De niño, estas cosas dejan huella. Son momentos que no se podrán olvidar nunca. Los aficionados madridistas fuimos muy felices con aquellas gestas europeas. Nunca olvidaremos las míticas remontadas en las que destacaron, como no, los partidos frente al Anderlecht, al Inter de Milan... Y frente al Borussia Mönchengladbach. Y es que aquel 11 de diciembre de 1985, vivimos una de las grandes 'Historias del Real Madrid'.

REAL MADRID CF, 4 Ochotorena, San José (Cholo, 75'), Camacho, Maceda, Salguero,  Juanito (Martín Vázquez, 90'), Michel, Gallego, Valdano, Butragueño y Santillana. 

BORUSSIA MÖNCHENGLADBACH, 0 Sude, Herlovsen (Herbst, 54'), Hannes, Frontzceck, Krisp (Hochtatter, 46'),  Criens, Lienen, Demsen, Borowka, Mill y Rahn.

GOLES
1-0 min. 6 Valdano
2-0 min. 18 Valdano
3-0 min. 78 Santillana
4-0 min. 89 Santillana