martes, 31 de mayo de 2016

LA FINAL DE LOS PENALTIS

La Undécima será recordada por la tanda de lanzamientos desde los once metros

Cuando dentro de unos años echemos la vista atrás y recordemos la Final de la Champions League de 2016 lo primero que nos vendrá a la cabeza será la tanda de penaltis con la que se decidió el título. El último disparo, el de Cristiano Ronaldo, forma ya parte del extenso catálogo de imágenes inolvidables de la Historia de nuestro Club. De las once Copas de Europa que ha ganado el Real Madrid esta última ha sido la primera que se ha adjudicado desde los once metros tras acabar el tiempo reglamentario y la prórroga con empate. Sin ninguna duda, la de este año la recordaremos por los lanzamientos desde el punto de castigo. ¡Sobre todo los que vivimos los partidos con los nervios a flor de piel!

El momento cumbre de la Final de 1998 en Ámsterdam, como no, fue el del gol de Mijatovic. Es imposible olvidar el momento en el que el montenegrino cazó el balón que había quedado muerto tras tratar de rechazar Iuliano un centro chut de Roberto Carlos. En aquellos instantes estaba a punto de romperse una espera de 32 años para el Club. Y el gol... Aquel gol... Siempre que me acuerdo de todo aquello me viene a la cabeza sobre todo la imagen de Mijatovic corriendo y sorteando compañeros para llegar al banquillo y abrazarse con Fernando Sanz. Yo, que vi el partido por televisión, no me olvido nunca de que durante aquella carrera de Mijatovic el realizador incluyó una toma de Bodo Illgner levantando los brazos celebrando el tanto que nos acabaría dando La Séptima.

De la Final del año 2000, la de París, el momento más recordado siempre suele ser el del tercer gol, el de la carrera de Raúl desde campo propio tras recibir el balón de Savio para terminar regateando a Cañizares antes de alojar el cuero en la red. Estoy seguro de que es lo primero que recuerda la gente de aquella Final. Sin embargo, no sé por qué, en mi caso fue el segundo gol el que más huella me dejó. Aquella medio tijereta del gran Steve McManaman cazando un rechace en la frontal del área de primeras la recuerdo siempre con muchísimo cariño. Sobre todo porque aquel 2-0 me permitió 'disfrutar' con más tranquilidad del resto del partido. Recuerdo que en aquel partido el Valencia llegaba como favorito y, sin embargo, la mayor parte de los madridistas estaremos de acuerdo en que aquella Final de La Octava fue la más 'tranquila', si se puede decir así. Con el segundo gol, en el minuto 66, logramos un colchón en el marcador de cara al resto del encuentro. 

Con La Novena no hay muchas dudas. Ese balón que Roberto Carlos envió al cielo y que cayó para que Zinedine Zidane lo empalmara de volea es quizás el gol más bonito que hemos podido ver. Y encima en una Final de Champions League, jugándote el título y deshaciendo el empate a uno que reflejaba el marcador en aquellos momentos. Una obra de arte a la altura de un genio del balón. Ese gol no sólo fue el momento cumbre de aquella Champions League 2001-02, lo fue también del paso de Zidane por el Real Madrid y me atrevería a decir que la cúspide de la carrera futbolística del astro galo, al menos a nivel de clubes.

De La Décima lo tenemos todo aún bastante reciente. Al fin y al cabo, sólo han pasado dos años desde el triunfo de Lisboa. Pero es evidente que en aquella ocasión el momento cumbre llegó en la prolongación, cuando Luka Modrić botó aquel saque de esquina para que Sergio Ramos cabeceara a la red. Es curioso, el gol no nos daba el título. Pero como si nos lo hubiese dado. El tiempo se agotaba y estando por detrás en el marcador aquel gol nos daba la vida. Al Real Madrid nunca se le puede dar por muerto. Aquel cabezazo nos dio una prórroga con la que certificar la remontada con la que nos adjudicamos la Copa de Europa.

Sergio Ramos volvió a marcar dos años después en una Final de la Champions League. Por desgracia, no se pudo mantener la ventaja y en esta ocasión fue el Atlético de Madrid el que forzó la prórroga. Treinta minutos de juego extra que finalizaron sin que ninguno de los dos equipos lograra imponerse sobre el otro. Por delante, una tanda de penaltis. O todo o nada. El éxito o el fracaso. El cielo o el infierno...

Y el resto ya es Historia... 

lunes, 30 de mayo de 2016

CELEBRANDO LA UNDÉCIMA

Los festejos del día posterior a la consecución de la Champions League

Debían de ser las siete y media de la mañana, a plena luz del día ya, cuando el autobús descapotable que trasladaba a la plantilla del Real Madrid alcanzó la Plaza de Cibeles. Allí aguardaban miles y miles de seguidores que habían aguantado como auténticos 'campeones' toda la noche la llegada de la Copa de Europa. Habían empezado a llegar allí poco después de que el finalizara el partido en Milán. Y allí seguían sin venirse abajo por el fresco, las horas de espera y las gotas de lluvia que amenazaron con 'aguar' la fiesta... No importaba. ¡La alegría anulaba cualquier atisbo de venirse abajo!

Eran algo más de las 2.30 horas de la madrugada cuando el Madrid abandonó San Siro para dirigirse al aeropuerto de Malpensa. De allí partió el avión con la expedición blanca a eso de las 4.00 en un vuelo que llegó a Barajas sobre las 6.30 horas. De allí al Santiago Bernabéu para cambiar de autobús y tomar el descapotable que les llevaría a Cibeles. Hubo dudas. Había empezado a llover y parece que no estaba muy claro si era más conveniente acudir a la plaza en vehículo descapotable o a cubierto en el mismo autobús que les había trasladado desde Barajas. La verdad es que hubiera sido algo menos vistoso. 

Al final, la euforia se impuso y liderados por un omnipresente Álvaro Arbeloa los jugadores se subieron al descapotable. Unas pocas gotas de lluvia no iban a empañar la felicidad de ser, una vez más, Campeones de Europa. El autobús, serigrafiado y decorado convenientemente para la ocasión con la leyenda 'Campeones'... perdón, 'Campeo11es', puso rumbo a la Castellana para dirigirse a Cibeles. Por el camino, ya se iban encontrando a grupos de aficionados a los que saludar. Pero, como no, la gran fiesta estaba en la plaza, donde unas 30.000 personas esperaban a los hérores de La Undécima.

Esta vez le tocó a Sergio Ramos, en calidad de capitán, ser el encargado de ponerle la bandera y la bufanda a la Diosa Cibeles, recogiendo el testigo del privilegio que años atrás saborearon capitanes como Casillas o Raúl.  

La fiesta se prolongó hasta las ocho de la mañana. Una vez más se había cumplido con la tradición en nuestra querida Cibeles. Algunos se retiraban a sus casas para dormir o descansar. Otros directamente se iban a desayunar. Todos, en cualquier caso, felices y radiantes de felicidad tras ver a su equipo del alma proclamarse Campeón de Europa por undécima vez.

Los jugadores también se retiraban a descansar, con la satisfacción del deber cumplido y el honor de haber conseguido alcanzar el objetivo soñado. Además, ¡había que reponer fuerzas para seguir con las celebraciones!

Recepciones institucionales

Después de haber visitado la Cibeles nada más volver a Madrid, le tocaba el turno a las instituciones. A las 20.00 horas la primera visita era el Ayuntamiento. La alcaldesa, Manuela Carmena, recibió al equipo. "Muchas gracias al club y a todos los jugadores. Quiero daros un abrazo en nombre de todo Madrid, que os está enormemente agradecido", manifestó la alcaldesa en declaraciones recogidas por la web del Real Madrid. El presidente Florentino Pérez le regaló a la alcaldesa una Copa de Europa en minuatura y una camiseta del Real Madrid personalizada. Los jugadores recibieron unos gemelos con el skyline de Madrid

Después llegó el turno a la Comunidad de Madrid. "Esta casa es de todos los madrileños y de todos los madridistas. Es un honor recibir al Real Madrid y un día muy feliz para todos los madridistas", exclamó la presidenta Cristina Cifuentes, que no dudó en ponerse la camiseta blanca que se le regaló y que posó con los campeones. Por supuesto, también hubo tiempo para celebrar el título con todos los que estaban fuera. La Puerta del Sol estaba literalmente abarrotada de gente cuando los jugadores salieron al balcón de la Real Casa de Correos para ofrecer la preciada 'Orejona' a los allí presentes. Varios jugadores quisieron recoger el momento con las cámaras de sus teléfonos. Impresionaba, la verdad, ver a tantos madridistas allí congregados.
 
Fiesta en el Bernabéu 

Tras finalizar las visitas oficiales, la expedición madridista puso rumbo al Santiago Bernabéu para culminar un intenso día de festejos celebrando la consecución de La Undécima con toda la afición. La fiesta fue espectacular, con el Estadio practicamente lleno. Preciosas las imágenes del campo a oscuras con miles de destellos de los móviles de quienes estaban inmortalizando la fiesta desde las gradas. Poco a poco, se fueron elevando unos globos gigantescos. En concreto, once. Cada uno, decorado con el año y la sede en la que se han celebrado cada uno de los triunfos del Real Madrid en la Copa de Europa. París 1956, Madrid 1957, Bruselas 1958, Stuttgart 1959, Glasgow 1960, Bruselas 1966, Ámsterdam 1998, París 2000, Glasgow 2002, Lisboa 2014 y Milán 2016.

Uno a uno, todos los integrantes de la primera plantilla fueron accediendo al terreno de juego mientras eran aclamados por la afición. Por cierto, precioso el gesto de Álvaro Arbeloa de salir con la camiseta de Denís Chéryshev.

La última en salir fue La Undécima, y una vez todos en el campo, llegaron los clásicos cánticos de 'campeones, campeones'. Los jugadores levantaron el trofeo al aire entre el atronador sonido de los fuegos artificiales. Y, como no, el 'We are the Champions' de Queen. El espectáculo era precioso con los cohetes estallando en el cielo, los globos, las luces y nuestros futbolistas alzando La Undécima.

A continuación, en las pantallas gigantes instaladas en el centro del campo, se pudo contemplar la nueva versión del Himno de La Décima interpretado por Plácido Domingo y los jugadores de la actual plantilla. En el vídeo, muy emotivo, se entremezclaban imágenes históricas y actuales en las que se reflejaban los éxitos europeos que ha protagonizado el Real Madrid.

A todos les tocó dedicar unas palabras al público micrófono en mano. "Hemos luchado por el sueño de conseguir un título y sois la afición más exigente del mundo porque somos el mejor club del mundo y hay que disfrutar de este trofeo", comentó un Sergio Ramos que había sido el encargado de llevar el trofeo. "Como decía Sergio, es un orgullo pertenecer a este club. Tengo la suerte de tener a estos jugadores que lo han hecho fenomenal. Gracias por vuestro apoyo como siempre y ¡Hala Madrid!", lanzó Zinedine Zidane.  

Me encantó la intervención de Cristiano Ronaldo. “Yo sí estaba con ganas de hablar. Y mucha. Lo que tengo que decir, en primer lugar, muchas gracias por creer en nosotros. Sin vuestro apoyo jamás podríamos ganar esta copa tan bonita que está aquí con nosotros. Es un orgullo muy grande vestir esta camiseta blanca que me queda de puta madre. La verdad es que estoy muy feliz y también quiero cantar: ¡Así, así, así gana el Madrid!”, exclamó Cristiano antes de entonar su famoso grito de guerra.

Muy emotivas fueron también las palabras de Lucas Vázquez, uno de los protagonistas de la tanda de penaltis en San Siro. "Desde pequeño me enseñaron que el Real Madrid era el club más grande del mundo. Para mí es un orgullo defender este escudo y ganar la Champions. Pero los sueños no tienen límites. Sigamos soñando", señaló el canterano.

Una vez finalizados los discursos, la plantilla dio una vuelta olímpica portando el trofeo de la Champions League. Fue el final de una fiesta espectacular. Los jugadores aprovecharon para hacer partícipes del evento a sus hijos. Sus familiares también accedieron para hacerse las fotos de recuerdo de rigor sobre un césped del que se despedía, ahora ya sí de manera definitiva, Álvaro Arbeloa. 

Por cierto, impresionante el despliegue técnico y humano de Real Madrid Televisión. Mi más sincera felicitación por la cobertura realizada en un fin de semana inolvidable que ya forma parte de la Historia. ¡Hala Madrid!

domingo, 29 de mayo de 2016

CAMPEONES DE EUROPA!!!

El Real Madrid se adjudicó su undécima Copa de Europa en la tanda de penaltis

La Undécima ya es del Real Madrid. Seguramente haya sido el triunfo más complicado de las cinco finales que he vivido. Hubo que dilucidar el nombre del campeón desde los once metros en una tanda de penaltis angustiosa que, afortunadamente, terminó de la mejor manera posible para los aficionados blancos... Con el Madrid levantando, una vez más, el preciado trofeo.

El Real Madrid empezó el partido realmente bien. Sólo habían transcurrido cinco minutos cuando el meta colchonero hizo su primera gran intervención al parar de milagro con el pie un balón que tocó casi a bocajarro Casemiro, que firmó un auténtico partidazo. Tanto él como Modric fueron los mejores del equipo, uno cortando balones en el centro del campo y el otro distribuyéndolos con una calidad pasmosa en los pases.

En el minuto 15 apareció de nuevo el protagonista de la Final de la Décima para hacerle de nuevo un gol al Atlético. Kroos botó un saque de falta al área por la izquierda, Bale peinó hacia atrás de cabeza y Sergio Ramos empujó a la red llevando el 1-0 al marcador. Por muy poco hay fuera de juego del central pero también creo que antes de que Bale toque la pelota con la cabeza a Ramos le están agarrando dentro del área...

El partido pintaba bien, con el Madrid controlando la situación y con el marcador a su favor. Sin embargo, el Atlético ejercía una presión brutal sobre cada jugador del Madrid que tenía controlado un balón y a partir de la media hora fueron cambiándose las tornas. También es cierto que entraba dentro de la lógica. A los de Simeone les tocaba dar un paso al frente y reaccionar. Y la verdad es que lo consiguió. En la recta final del primer tiempo el balón casi no le duraba en los pies al Madrid. Aún así, los blancos daban algún chispazo como en un par de acciones de Benzema que no llegaron a buen puerto.

El Atlético acabó la primera parte mejor y la segunda parte empezó igual. Las sensaciones eran malas para los madridistas y fueron a peor con el penalti que Pepe cometió sobre Fernando Torres. El Atlético tenía el empate a tiro. Desde los once metros. Tocaba encomendarse a Keylor Navas. Pero Griezmann erró. Su tiro, fuerte y al centro, fue repelido de manera violenta por el larguero. Seguíamos por delante 1-0

Aún así, volvían las malas noticias, esta vez en forma de lesión. Dani Carvajal, que había visto la primera amarilla del partido, caía lesionado y solicitaba el cambio entre lágrimas. Zidane hacía obligado su primer cambio dando entrada a Danilo por el canterano.

El Atlético seguía disfrutando se sus mejores minutos. No terminaba de llegar con claridad al área de Keylor, pero sí que tenía más balón y el recién incorporado Carrasco creaba problemas, sobre todo por la zona de influencia de Danilo. El lateral madridista estuvo mejor en labores ofensivas que defensivas. De hecho, el propio Danilo en una de sus subidas forzó un saque de esquina para el Madrid, que transmitía sensación de peligro sobre todo en acciones a balón parado como faltas y córners. 

El encuentro terminó entrando en una especie de correcalles de ida y vuelta. Se rompía el choque. Torres vio amarilla por una fea patada a Ramos. Bale, que realizó un gran partido, realizó un peligroso lanzamiento de falta que fue desviado a córner por la barrera. Y pocos minutos después, Karim Benzema tuvo en sus botas el 2-0 tras encarar a Oblak en carrera. Quizás pudo haberle dado un pase a Cristiano, que se incorporaba a la jugada, aunque la defensa hubiese estado en disposición de interceptar el balón. Tocaba disparar a puerta, pero el francés se topó con el guardameta. 

En el minuto 78 el Madrid tuvo la sentencia en una doble ocasión que volvió a desvaratar Oblak. Cristiano no acertó y Bale, tampoco. Al galés le sacaron el balón bajo palos. Ocasión clarísima que no entraba... Y cuando se perdona, ya se sabe lo que pasa, ¿verdad?

Era el minuto 79 cuando llegó el mazazo. El Atlético estaba más cómodo y tenía más balón. No terminaba de acercarse con peligro, pero lo intentaba. Y de tanto intentarlo, pues claro... Gabi metió un balón a Juanfran dentro del área para que el ex madridista lanzara un pase al centro y Carrasco empujase a la red.

Quedaban diez minutos y el tanto del empate había supuesto un subidón de adrenalina para el Atlético y un puñetazo en el estómago para el Madrid. Aún así, curiosamente, el Madrid pareció resucitar en los últimos minutos del tiempo reglamentario. Volvió a tener el balón y forzó un saque de esquina que terminó con Bale enviando por encima del larguero. Luego, un centro demasiado fuerte de Marcelo desde la izquierda no encontró rematador por los pelos. Con tocarla, hubiese sido suficiente para cantar gol y evitar una prórroga que parecía inminente. Nadie quería fallar. Un error en esos momentos sería fatal. Ramos tuvo que forzar una amarilla para frenar una contra de Carrasco.

El tiempo reglamentario expiró. Como en Lisboa hace dos años, tocaba ir a la prórroga. Sólo que, en esta ocasión, el Madrid no llegaba con la moral por las nubes como entonces. Además, el físico iba a empezar a pasar factura. Y con los tres cambios agotados. Zidane había sustituido ya a Isco por Kroos en el 71' y a Lucas Vázquez por Benzema en el 76'. Aquello se iba a hacer demasiado largo. Los calambres entraron en escena. Bale no podía casi con las piernas y Modric también terminó muy tocado. Cristiano también daba sensación de no estar bien físicamente. 

Tocados y medio fundidos, fue cuando cobró aún mayor relevancia la figura de Casemiro, colosal toda la noche. Afortundamente, en el Atlético también empezaron a aparecer los problemas físicos y comenzaron también a caerse jugadores en las filas del rival. Con la prórroga expirando, volvió a tener el Real Madrid una ocasión clarísima para marcar un gol que hubiese evitado la angustia de los lanzamientos desde los once metros

Pero no hubo suerte tampoco. Se terminó la prórroga y con ella llegaban los temidos lanzamientos de penalti. El cara o cruz para decantar la balanza de uno u otro lado. Tras 120 minutos seguía sin haber Campeón de Europa. Sin duda esta tanda será la que recordaremos en el futuro cuando rememoremos esta Final de la Champions League de Milan

Los penaltis

Empezó lanzando el joven Lucas Vázquez, que ejecutó con tranquilidad y ajustando al palo derecho. GOL. Griezmann fue el primero en lanzar por el Atlético y, esta vez sí, acertó con la portería. Gol. 1-1. Turno para Marcelo, que ejecutó fuerte y de nuevo ajustado al palo derecho. GOL, que celebró con toda la rabia del mundo. 2-1. Gabi anotó el 2-2. Siguiente lanzador de los blancos, Gareth Bale, que no podía casi ni andar. Ejecutó con la zurda y, de nuevo, ajustando al palo derecho. GOL. 3-2. Saúl lanzó el tercero del Atlético y fue gol. 3-3. El siguiente en tirar para el Madrid fue Sergio Ramos, y alguno como yo seguro que se acordó de aquella tanda frente al Bayern... Pero en una Final de Champions el de Camas no podía fallar. Con la diestra... y ajustando al palo derecho. GOL. 4-3

Y llegó el momento cumbre de la noche. Juanfran lanzaba el cuarto penalti para el Atlético. Los colchoneros habían tirado sus tres anteriores lanzamientos a la izquierda, engañando siempre a Keylor Navas. Juanfran volvió a disparar a la izquierda... Pero esta vez Keylor adivinó por dónde iba el disparo y se lanzó al lado correcto... No hizo falta... ¡BALÓN AL PALO! 

Seguía el 4-3 y le tocaba el turno a Cristiano Ronaldo con la posibilidad de sentenciar el título. Si marcaba, la Undécima sería una realidad para el Real Madrid. El portugués había pasado desapercibido durante el partido, pero ahora tenía la sentencia en sus botas. Para eso están las grandes estrellas, para asumir responsabilidades. Colocó el balón, cogió distancia, hizo su pose habitual y arrancó para chutar con la derecha... y marcar. ¡GOL! 5-3

EL REAL MADRID OTRA VEZ, CAMPEÓN DE EUROPA

REAL MADRID, 1 
Keylor Navas, Carvajal (Danilo, 52'), Pepe, Sergio Ramos, Marcelo, Casemiro, Kroos (Isco, 72'), Modric, Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema (Lucas Vázquez, 76'). 

ATLÉTICO DE MADRID, 1
Oblak, Juanfran, Savic, Godín, Filipe Luis (Lucas, 109'), Gabi, Augusto (Carrasco, 45'), Saúl, Koke (Thomas, 116'), Griezmann y Fernando Torres. 

ÁRBITRO Mark Clattenburg (ING) 

GOLES
1-0 min. 15 Sergio Ramos
1-1 min. 79 Carrasco

PENALTIS, 5-3
1-0 Lucas Vázquez GOL
1-1 Griezmann GOL
2-1 Marcelo GOL
2-2 Gabi GOL
3-2 Bale GOL
3-3 Saúl GOL
4-3 Ramos GOL
4-3 Juanfran AL PALO
5-3 Cristiano Ronaldo GOL